“Tríptico de la mujer hambrienta” de Beatriz Giovanna Ramírez en “Uni-versos para Somalía” por Bernardo Silfa Bor

Una diminuta mirada al “Tríptico de la mujer hambrienta” de Beatriz Giovanna Ramírez por Bernardo Silfa Bor 


Como amante de la buena literatura cuando me acerco a un texto lo hago con la necesidad del deleite placentero y el aprendizaje que puede dejarme el autor en él. Con mi acercamiento busco conocer las circunstancias, los estados y los niveles del texto y el autor en unicidad. Esto es así porque siempre he creído que cada creador es la medida de sus vivencias, de su espacio, de su tiempo, de las dinámicas existenciales que se generan en su derredor, dentro y fuera de sí, igual sus textos. Cuando llega a mis manos un poema mi lectura raya la búsqueda en él de mí propia esencia: lo que creo, pienso, siento, afirmo, niego. En cada texto busco la satisfacción de saberme íntegramente parte de ese mundo paralelo que me goza y gozo en cada lectura. Para mí es un estadío de libertad.

En ese sentido, me reafirmo con esta poemática tríptica que Beatriz ha puesto en las pupilas de mis ojos lectores. Y me reafirmo en ella porque me da, también, la oportunidad de usarla para negar la sombría afirmación de que ¨cuando el poeta dialoga consigo mismo desde, y para, el otro sus acciones vitales en el poema, éste (el poeta y el poema mismo) está desandando lo ya andado por el poema¨. Y lo niego porque soy consciente de que tal afirmación significa limitarle, al texto y al autor, sus fronteras y posibilidades. En mi entender cada texto, cada autor es una múltiple infinitud de posibilidades. No existe lo finito en el poema ni en el autor de esta Era, por lo que es válido que una de las relaciones intrínsecas entre el poeta y el poema sea ese dialogo que muchos desean arrebatarle.

Desconocer ese nivel y esa relación íntima y conversacional es afirmar estaticidad en las dinámicas geométricas que respira la actualidad de los discursos poéticos y estéticos en el campo de una pragmática de creatividad como lo es el poema. Sostener estos planteamientos es asumirse desconocedor de los nuevos enfoques del pensamiento en donde el multiculturalismo y lo interdisciplinario como tendencia de actualidad solidifican el hibridismo que somos como esencias sociales, humanas y artísticas.

Desde este ¨TRIPTICO DE LA MUJER HAMBRIENTA¨ Nos circunda y nos permea el destello del arcoíris como sendas, puertas, ventanas, direcciones… como opciones posibles de ser, decir y hacer el texto desde los mismos tejidos del hambre y los delirios encarnizados poema en la mujer o /y en la mujer que dibuja el poema con su flor adolescente desde el horizonte de sus vértigos que también son los nuestros.

Así, este TRIPTICO de Beatriz, nos dice, nos enuncia, nos anuncia, nos muestra y nos denuncia las vicisitudes y los viacrucis que laceran la existencia de estas sociedades humanas adoloridas y risueñas. Y en este texto lo hace desde la otra mujer que vive en ella siendo ella y la otra en el poema como cotidianidad.

Así, también, Beatriz desde este su poema TRIPTICO, nos recuerda que nuestros monstruos siguen ahí, que nunca se han marchado, que nunca han dejado de acariciarnos el alma por más llenas o vacías que estén nuestras viseras. Leernos en su poema nos recuerda que los monstruos que habitamos y nos habitan sólo han ascendido a otro estadío de monstruosidad, el de la incertidumbre que corroe las esferas vivas de estas sociedades injustas llenas de desigualdades e ignominias que vociferan sus plegarias como dunas de voces secas en el desierto de la perversidad de este orbe.

Este ¨TRIPTICO DE LA MUJER HAMBRIENTA¨ reafirma ese dialogo del que hablo ya que él existe entre la poeta y ella con el poema; posiblemente vista desde la otra que llora o ríe, o ambas cosas, al verse y entenderse desde su imagen al otro lado del espejo como pieza importante de este puzzle de dulzura y amargura, llanto y alegría en que giramos oscilantes alejados del centro pendular.

Este poema de Beatriz es esa sinfonía que siempre me gustaría tener al alcance de mis manos para intentar entender ciertos fenómenos circunstanciales de esta vida que nos vive o vivimos.


El poeta, escritor y educador dominicano Bernardo Silfa Bor (Azua de Compostela -Ciudad del Vía y Sur de policromía caribeña- 6 junio del 1967) es miembro del Círculo de Estudios Literarios de Azua -CIELA-; del Taller Literario Juan Sánchez Lamouth de Santo domingo; de la Sociedad Cultural y Literaria Athene de Azua. En España es miembro de ACUDEBI, de la Asociación de Poetas y Escritores del Casino de Murcia y miembro presidente de la Asociación Cultural para el Desarrollo de los Dominicanos en Murcia (ACUDEM).

También pertenece al Movimiento Internacional de la Metapoesía.

Ha ganado los siguientes premios: 1990 Primer Premio Cuento Athene; 1991 – 1992 – 1993 Segundo Premio de Poesía Athene; 1993 Primer Premio de Poesía Atnene; 1995 Premio Nacional de Poesía Athene; 2004 Premio Internacional de Poesía de Casa de Teatro accésit por el poemario Máscara de la Imago.

Reconocido por su labor educativa y sociocultural por: Fundación Pro-juventud Padre Eduardo Mac Carty 1985; El Club Juan Pablo Duarte 1991; Comité Fiestas Patrióticas 19 de Marzo de Azua 1991; Compañía Anónima Tabacalera como Poeta Local 1992; Colegio Calasanz como Profesor del Año 1997; El Ministerio de Educación y su Distrito Escolar 0015 en 2003; La Editorial Norma y su Departamento de Literatura 2003; La Sociedad Cultural y Literaria Athene de Azua 2004; Los Premios Compostela de Azua 2004.

Textos suyos han sido antologados por Tomás Alberto Oviedo y Canó en su Antología de Poetas de Azua, por la Secretaria de Estado de Educación en la Antología Cuentos Premiados del Sur, por la Asociación de Poetas y Escritores de Casino de Murcia en la antología Nosotros, por la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo en su Coloquios 2004, EDICIONES FERILIBOR – Nº 70 del 2005, por el Grupo Poeta de la Era de Santo Domingo en su antología Poeta de la Era 2010 y por la Secretaría de Cultura de la Rep. Dom. En la antología A Viva Vosch, EDICIONES DE CULTURA, 2011.

Bernardo Silfa Bor ha participado en diversos cónclaves, congresos, tertulias y recitales en Rep. Dom., así como en Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos y España donde reside desde finales del 2004. En el 2010 junto al poeta Daniel Tejada organizó en Madrid el V Congreso Global de Metapoesía 2010.

Sus libros publicados son “Hacia la otra senda de la luz” y “Máscara de la Imago”.

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.